Cambio en la deducción de IRPF para alquileres turísticos

La reciente Sentencia 65/2022 del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, marca un precedente importante en la fiscalidad de los alquileres turísticos.


En esta decisión, se confirma que los gastos de decoración y acondicionamiento de viviendas destinadas a alquiler turístico son deducibles en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Este fallo esclarece que, si los gastos se relacionan directamente con la actividad de arrendamiento y son necesarios para equiparar la vivienda, entonces pueden considerase deducibles.

Es un avance significativo, ya que hasta ahora existía cierta ambigüedad sobre la deducibilidad de estos gastos.

En el caso analizado, las facturas estaban a nombre de la arrendadora, demostrando su vinculación directa con la actividad económica del alquiler turístico. Además, la arrendadora se había adaptado a la normativa vigente, inscribiendo las viviendas en los registros del Gobierno Vasco, lo que reforzó la legitimidad de las deducciones.

Un aspecto destacable de la sentencia es la consideración de los pagos en efectivo. El TSJ subraya que lo importante es probar que la vivienda está alquilada y que los gastos son necesarios para generar ingresos, independientemente de la forma de pago.

Esta sentencia proporciona una mayor claridad y seguridad jurídica a los propietarios de viviendas turísticas respecto a las deducciones fiscales permitidas. Es un paso adelante en la comprensión y aplicación de la fiscalidad en el ámbito del alquiler turístico, ofreciendo una guía valiosa para propietarios y profesionales del sector.


FUENTE ADADE CENTRAL

Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa