Las pymes, las grandes seducidas por el renting

Porque ahora es un servicio más barato; más cómodo para las empresas, que no tienen que ocuparse de su mantenimiento; más digital y mucho más flexible, o sencillamente porque ha mejorado la economía. “El renting está volviendo a las cifras precrisis de 2007”, asegura LucSoriau, director general de Arval, de BNP Paribas, una de las compañías que más ha notado el tirón.

Pero a juicio de Rocío Carrascosa, consejera delegada de Alphabet, también tiene mucho que ver el mayor conocimiento de las empresas y autónomos de esta fórmula y la gran cantidad de productos que han diseñado las compañías en los últimos años (movilidad compartida, telemática, flexible, etc.).

Las pymes son las principales artífices de que el renting “esté pegando otra vez fuerte en España”, dice Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting (AER), creciendo incluso por encima del mercado de vehículos. Algo que ya se veía venir, dados los esfuerzos de las compañías para seducirlas

A finales de 2016, uno de cada seis vehículos que se vendan en España será en renting, predicen en Alphabet.

Pese a la inseguridad que ha generado la falta de Gobierno, en los nueve primeros meses de 2016 las matriculaciones de renting han crecido casi un 17% respecto a 2015, hasta alcanzar las 155.983 unidades, y la compra de vehículos ha subido un 21,8%, con una inversión de 2.961 millones de euros, según recogen en AER.

Una cifra que ha superado “con creces” las previsiones de un sector que en los últimos años ha dado varias vueltas de tuerca para atender a los nuevos clientes, mucho más digitales, más mirados con el consumo de combustible y más colaborativos, muy en la línea con el creciente desinterés de las empresas por ostentar la propiedad de las flotas.

El renting ya representa más del 15% de las matriculaciones totales de coches, lo que no se aleja de las previsiones de alcanzar casi el 20% en 2020. Y de momento, este año, el sector facturará unos 4.400 millones de euros, un 10% más que en 2015, y las flotas ya crecen por encima de los dos dígitos (10%). Es decir, a finales de 2016, uno de cada seis vehículos que se vendan en España será bajo esta fórmula, vaticina Carrascosa.

Este año, de nuevo son Renault, Volkswagen, Peugeot, Ford y Opel las marcas más demandadas por las empresas, aunque BMW, Nissan, Audi y Citroën son las que más han crecido, con Nissan a la cabeza. Los modelos preferidos por los españoles son Seat León, Renault Kangoo, Nissan Qashqai, Volkswagen Passat y Golf y Clio, de Renault.
Aunque, según la AER, el baile de puestos tiene que ver mucho con el periodo de renovación de las flotas, los lanzamientos de modelos al mercado, pero también con que son marcas generalistas, donde las cuotas son más bajas porque luego son más fáciles de vender por su valor residual.

Por eso, la mayoría de las compañías han diseñado productos a la medida, flexibilizando al máximo el servicio, “al estilo de las telecos”, dice Soriau. “Hemos intentado que el cliente se centre únicamente en el corazón de su negocio”, indica Eduardo González de la Rocha, director comercial de NortghateRenting Flexible.

“El potencial de pymes y autónomos es tremendo”, considera Carrascosa, debido a que el 98% de las empresas españolas son pymes y solo el 14% conocen esta fórmula, y a que existen dos millones de autónomos.

El patrón de consumo de las pymes es similar al de los particulares, detalla Soriau. “Más tendentes a productos fáciles de contratar, de utilizar y sin letra pequeña”, que es lo que hoy demanda el 60% de las compañías más pequeñas.

En el último año, los clientes (pymes) han subido un 20% y sus flotas, un 18%, y a finales de 2016, según la AER, representarán el 35% del parque de renting, que rondará los 495.000 vehículos.

El próximo objetivo son los particulares, cuyo comportamiento “ha sido una grata sorpresa”, comenta García.

Más de un 60% ha crecido este canal en el último año, hasta los 15.000 vehículos matriculados. Poder contratar el servicio por un periodo de 10 años es el principal gancho para los españoles, más proclives a conservar el coche durante más tiempo que las empresas.

La tarifa plana engancha al autónomo

Pese a que los autónomos españoles, al igual que los particulares, son muy proclives a tener coche propio, cada vez es más habitual que se decidan por el renting, ya que es una herramienta muy eficaz para el control presupuestario. “No hay sorpresas de última hora”, dicen en Arval, al tratarse de una tarifa plana que incluye el seguro, el mantenimiento del vehículo y la asistencia en carretera.

Aunque no existe una cifra desglosada que avale el crecimiento que ha experimentado el renting en el colectivo de autónomos, en la Asociación Española de Renting estiman que las personas físicas, es decir, los autónomos y los particulares, han aumentado la compra el 60% en los últimos 13 meses.


FUENTE: CINCO DIAS

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa