Conoce las nuevas fórmulas para financiar tu 'start up'

Fórmulas como el crowdfunding, la presencia cada vez mayor de businessangels o el apoyo que ofrecen las aceleradoras a los nuevos proyectos son algunos de los factores que han cambiado el mundo de la financiación dirigida a emprendedores. Hace diez años la banca monopolizaba la oferta de las ayudas a los creadores de empresas. Pero, a partir del año 2008, cuando se cerró el grifo crediticio, empezaron a aparecer nuevas opciones para las start up y hasta hoy no han parado de emerger nuevas plataformas de financiación alternativa. Sin embargo, a pesar de las diferentes posibilidades, la mayoría de los emprendedores sigue empleando la autofinanciacion para lanzar sus iniciativas.

Éstas son algunas de las principales conclusiones del último Informe Especial GEM sobre Financiación para Emprendedores, que recoge información de más de 60 economías. La anterior edición se publicó hace diez años y detalla que en este tiempo han cambiado principalmente tres aspectos en el mundo del emprendimiento. "En primer lugar, ha disminuido la cantidad media necesaria para lanzar un proyecto (de 48.200 euros en 2004 a sólo 11.600 euros en 2015), gracias al uso de las nuevas tecnologías; también ha variado la proporción de fondos propios que se invierten en las iniciativas (en 2004 representaban el 66% del capital inicial y ahora la cifra se eleva al 72%), pero teniendo en cuenta la menor cantidad media a financiar, supone un menor esfuerzo personal; por último, las fuentes de financiación también han evolucionado al surgir plataformas alternativas", detalla Federico Gutiérrez-Solana, presidente de la Red GEM España y director del Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE).

En concreto, los emprendedores españoles necesitan en torno a 14.850 euros para arrancar sus proyectos, que financian en un 74% con recursos propios, lo que sitúa a España por encima de la media. "Cuando la idea todavía se está formando, la fórmula del friends, family and fools es el punto de partida de todos, ya que no suele superar los requisitos que establecen la banca y los distintos inversores", asegura Diego Bestard, director de la plataforma dedirectlending de Spotcap.

Banca... ¿sí o no?

El informe realizado por el GEM revela que la banca y la familia son las fuentes principales para los emprendedores, especialmente en Norteamérica. En Europa, Reino Unido es el país que cuenta con el porcentaje más bajo de creadores que recurren a los bancos (16,9%), mientras que Finlandia ocupa la primera posición (47,6%). En España se trata del 25,6%. Un dato que contrasta con la escasez de liquidez que ha habido por parte de la banca en los últimos años y que según Raúl Jiménez, gerente de AJE Madrid, se va superando con nuevos productos. Por ejemplo, BBVA ya va por la octava edición del BBVA Open Talent, una competición dirigida a start up que desarrollan soluciones financieras digitales. En la misma línea opera Banco Sabadell, que con la iniciativa BStartup apoya a firmas digitales de reciente creación. Paris L'Etraz, director general del Venture Lab de IE Business School, es más escéptico con el papel de las entidades bancarias: "No quieren prestar dinero si no hay activos, ya que es muy arriesgado". Por contra, destaca los fondos públicos como Enisa. Su línea dirigida a emprendedores financia las fases iniciales bajo la fórmula del préstamo participativo y los importes van desde los 25.000 hasta los 300.000 euros.

Vías alternativas

"Para que una empresa pueda seguir creciendo necesita contar con financiación de calidad. No puede apoyarse sólo en la banca, ya que ésta suele traer consigo la venta cruzada (venta de productos complementarios, como seguros, para rentabilizar el crédito)". Así de claro se muestra Josep Nebot, CEO y cofundador de la plataforma de crowdlendingArboribus. En este sentido, las plataformasfintech, servicios financieros que utilizan la tecnología para realizar sus operaciones, han revolucionado el panorama de los préstamos. Eso sí, esta financiación suele ser más cara. "Se empezó con elcrowdfunding, con iniciativas como Kickstarter, web de mecenazgo para proyectos creativos. Después, se evolucionó hacia el crowlending, con el que se solicitan créditos a distintos ahorradores. Ahora está creciendo el directlending, préstamos que ofrecen entidades especializadas de forma más flexible y rápida", apunta el director de Spotcap. El estudio elaborado por el GEM también destaca el capital riesgo -donde los inversores se convierten en accionistas y pueden intervenir en el negocio-, aunque en España su presencia es inferior respecto a los vecinos europeos.

Al mismo tiempo, los expertos coinciden en la importancia que están adquiriendo los inversores privados. "Antes depositaban dinero en inmbuebles y ahora se fijan en lasstart up. Los emprendedores no se pueden olvidar de ellos", afirma el experto del IE. Según Nebot, el trabajo de los creadores es saber buscarlos: "Pueden estar en cualquier lado, desde las redes de businessangels hasta las asociaciones de empresarios."


FUENTE: EXPANSION


 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa