Qué puedes hacer para mejorar el gasto corriente en tu pyme o como autónomo

Es cierto que los autónomos (y las pymes) siempre han tenido una conciencia especial en lo que a controlar los gastos se refiere, no en vano, en este modelo de desarrollo profesional cualquier diferencia de entrada o salida de dinero puede resultar vital, sin embargo, no es menos cierto que siempre analicemos de manera correcta el paisaje de nuestros gastos.

La primera tendencia, y esto es común, es la de centrarse en el control más férreo posible de los gastos directamente relacionados con nuestra actividad profesional, entrando en juego aquí por supuesto gastos como proveedores, manufacturas, mano de obra, etcétera, a lo que sumamos un segundo grupo de gasto que tiene que ver con el soporte de la empresa o del autónomo, gastos de aseguramiento, gastos de seguridad social, gastos de asesoría…
Obviamente todos estos gastos son vitales y deben ser siempre controlados, pero, en general, también son los gastos para los que estamos más predispuestos al análisis y control, dejando de lado otra fuente de gastos importante como pueden ser los gastos corrientes.

Por qué debes controlar los gastos corrientes en tu Pyme
El motivo fundamental por el que un autónomo o una pyme debe prestar mucha atención al control (y optimización) de los gastos corrientes es sencillo de entender: estos gastos mal optimizados pueden ser responsables de una diferencia importante en nuestro equilibrio ingresos/gastos, y por tanto, contribuir de manera negativa al resultado final de nuestras cuentas.

Pongamos como ejemplo el recibo de la luz. Una mala optimización de este recibo, es decir, no hacer nada, mantenernos en los proveedores tradicionales, no realizar comparativas y aceptar los costes tal cual vienen, es una opción que contrasta vivamente con, por ejemplo, elegir un proveedor que mejore nuestras condiciones actuales no solo en precio, sino también en servicio. Actualmente existen alternativas a las compañías de siempre que ofrecen precios competitivos sin caer en descuentos trampa (aquellos que van asociados a permanencias, por ejemplo)  y que procuran ayudarnos a ahorrar ofreciéndonos soluciones adaptadas a nuestras necesidades. En este sentido, es muy importante que nuestro proveedor de electricidad nos ayude a ahorrar empezando por algo tan simple como comprobar si estamos pagando de más por algo que no utilizamos, como ocurre con suministros con demasiada potencia contratada.

En esa combinación de buena elección de proveedor y buen uso de las herramientas de control, junto a un consumo racional se encuentra la base de la mejora del gasto corriente para cualquier pyme o autónomo.


FUENTE: GESTION PYME

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa