El FMI pide a España revisar los incentivos fiscales a la I+D+i

La política de consolidación fiscal le ha sentado mal al sistema científico en España. Desde que en marzo de 2010, el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, aprobó el primer plan de ajuste ante la amenaza de un rescate, el gasto en I+D ha caído en picado. Fue ese ejercicio cuando alcanzó un máximo histórico (14.588 millones de euros) y desde esa fecha cayó en picado hasta los 12.820 millones de 2014. Tanto la Administración Pública como las empresas han reducido su aportación en esos cuatro ejercicios: la primera en 1.800 millones de euros y las segundas en 722 millones.

Un panorama que se ha reproducido en un gran número de países y que llevó ayer al director de Asuntos Fiscales del FMI, Vitor Gaspar, a reclamar a esas naciones que reorienten sus políticas fiscales y que se centren en el largo plazo. “Las prioridades deben centrarse en el desarrollo tecnológico y la innovación”, aseguró durante una ponencia privada en la Fundación Cotec, en la que estuvo invitado Cinco Días.

"El aumento de la deuda en todos los países tiene que ver con la revisión a la baja del crecimiento potencial y eso está relacionado con el abandono del gasto en estas actividades”, aseguró durante su intervención ante cien invitados, entre los que se encontraban la presidenta de la Fundación Cotec, Cristina Garmendia, el director general del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industria (CDTI), Francisco Marín, o el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabiidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá.

Para Gaspar, la clave para España se encuentra en rediseñar la política fiscal para la innovación. Entre esos cambios propuso acabar con la patent box, una reducción fiscal en el impuesto de sociedades para empresas que cedan el derecho de uso o la explotación de patentes, planos y modelos. Una ayuda poco eficiente, según Gaspar, diseñada para grandes firmas y que ha sido muy poco utilizada. A cambio reclamó el impulso de los incentivos fiscales dirigidos a las pymes. “Hay muchos que no se pueden aplicar porque las pequeñas no tienen beneficios y hay que generar otros nuevos en los que puedan acumular créditos fiscales que puedan gastarse con posterioridad”.

Garmendia subrayó que también es necesario crear una legislación favorable a la innovación y al emprendimiento porque la actual invita a no cambiar de tamaño. “Cuando una empresa va creciendo es cada vez menos rentable”, subrayó.


FUENTE: CINCO DIAS

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa