La UE obligará a los bancos a ofrecer pagos instantáneos con servicios como Bizum

La medida permitirá realizar pagos inmediatos entre diferentes países europeos. Las comisiones no podrán ser superiores a las de las transferencias tradicionales


La UE está decidida a que los clientes europeos no dependan exclusivamente de las transferencias tradicionales y, por eso, ha llegado a un acuerdo para obligar a las entidades financieras a ofrecer pagos instantáneos como los de realizados por la herramienta Bizum. Esto permitirá que los europeos puedan realizar pagos en tan sólo 10 segundos, a cualquier hora del día, incluso cuando las oficinas están cerradas y que esta posibilidad se extienda no sólo a los pagos entre un mismo país sino también entre diferentes países europeos.

De momento, se ha alcanzado un acuerdo provisional entre las capitales europeas y la Eurocámara que debe ser ahora formalizado. Según estar normas, todos los bancos europeos que ofrezcan transferencias tradicionales a sus clientes deberán ampliar ahora sus servicios para facilitar también los pagos instantáneos. En caso de que las entidades decidan aplicar comisiones por la utilización de esta herramienta, estas no deberán ser superiores a las ya aplicadas en las denominadas transferencias tradicionales. En el acuerdo alcanzado por las instituciones europeas se ha incluido una cláusula de revisión para que el Ejecutivo comunitario presente un informe en el que evalúe las tarifas por este tipo de servicios y si estas se incrementan con las nuevas normas.

Las entidades financieras dispondrán de un periodo de transición para adaptarse a esta normativa que será más corto para los bancos de la eurozona que para los del resto de la Unión Europea, que también estarán sujetos a la normativa. Además, se han establecido una serie de salvaguardas para que los pagos instantáneos durante 24 horas los 365 días del año no conlleven riesgos adicionales de seguridad en el sistema. Con esta nueva legislación, las entidades financieras deberán verificar que el nombre del beneficiario y del código IBAN son coincidentes para detectar cualquier error o fraude antes de que se realice esta transacción. Este requisito se aplicará no sólo a los pagos con herramientas tipo Bizum sino también a las transferencias tradicionales.

Bruselas considera que esto redundará en la autonomía del sector financiero europeo, demasiado dependiente de terceros países y que facilitará el cobro de los pagos tanto a las familias como a las empresas. Para que esta nueva normativa no afecte a la seguridad de las transacciones en relación al régimen de sanciones europeo, las entidades financieras deberán verificar de manera diaria que sus clientes no han sido incluidos en ninguna lista de castigados por parte de la UE. De esta forma, se pretende sustituir el sistema actual por el que esta comprobación tan sólo es obligatoria al analizar las transacciones una a una por uno más eficaz.



FUENTE: La Razón

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa