Qué opinan los que crean empresas

Los emprendedores españoles han llegado para quedarse. Jóvenes y no tan jóvenes son conscientes de que montar un negocio puede ser una salida profesional muy rentable. Por esa razón, no se callan cuando se trata de hablar de las bondades y, sobre todo, de los déficit de un ecosistema que, a veces, les pone trampas para crecer como ellos quisieran. José del Barrio, fundador de La Nevera Roja y ahora al frente del fondo de capital riesgo Samaipata Ventures junto con Sebastián Fernández, asegura que la presencia del venture capital en España aún está muy por debajo de otros países, "en Estados Unidos supone ocho veces más".

Sin embargo, Del Barrio identifica a nuestro país como uno de los que mejores oportunidades de negocio ofrece: "La tasa de penetración de smart phone en España e Italia es similar o superior a la de Estados Unidos. La mayor parte de las start up van a pasar a través de este ordenador de bolsillo; el nivel de competencia en el Sur de Europa no es tan fuerte como en el otro lado del Atlántico, pero el caldo de cultivo es el idóneo, así como el acceso al talento. Se puede conseguir un buen desarrollador por un sueldo de entre 30.000 y 40.000 euros brutos anuales; en Silicon Valley se manejan retribuciones de hasta 120.000 dólares".

Quien sabe cómo funcionan las cosas en la meca del emprendimiento es Adeyemi Ajao. Cofundador de empresas como Tuenti o Identified, es inversor en unas 40 start up, entre las que se encuentran Pixable, Cabify o Job and Talent, y ahora está inmerso en Workday, firma de aplicaciones cloud para finanzas y recursos humanos, que acaba de ampliar sus operaciones a España. En su opinión estamos empezando, sobre todo en el ámbito tecnológico: "No creo que haya saturación. La tecnología está cambiando tantos sectores para hacer algo mejor y queda tantísimo por hacer que es imposible pensar en una burbuja a largo plazo. Por ejemplo, en lo que se refiere al dinero, hay múltiples formas de hacerlo electrónico y más eficiente lo que va a generar una riqueza tremenda en las empresas que estén a cargo de esa transformación digital, al igual que los temas de logística para optimizar los datos, que es lo que estamos haciendo con Workday".

No obstante, Ajao reconoce que hay mucha gente que mete todas las firmas tecnológicas en el mismo saco y "aprovecha el boom para inflar ciertas valoraciones y asustar a todo el mundo, pero es algo que sucede en otros sectores. En España aún queda mucho hacer, es un mercado pequeño en el que todavía no hay exit grandes. Una de las mayores fue la de Tuenti, por cien millones. Cuando llegué a Silicon Valley la gente apenas le dio importancia".

Las cosas están cambiando. Carlos Blanco, fundador de Nuclio Venture Builder, cree que el último año y medio ha sido un periodo de buenas noticias, sobre todo por la llegada de fondos internacionales que invierten en start up españolas. "Se ha levantado más dinero en venture capital el último año que en los cuatro anteriores", afirma Ajao. Por su parte, Iñaki Arrola, fundador de Coches.com y socio del fondo Vitamina K, coincide en celebrar el hecho de que cada vez existan más proyectos internacionales. Asegura que "hay dinero en el mercado, a pesar del parón", y destaca iniciativas como Google Campus y el impulso que suponen para nuestro ecosistema emprendedor.

María Benjumea, fundadora de Spain Startup, también valora la extensión de los fondos y el hecho de que "cada vez haya más jugadores al acecho de proyectos interesantes. Ahora les cuesta seleccionar cuando antes les resultaba complicado encontrar".

Para Blanco, la situación política actual ha supuesto indirectamente una ralentización de las inversiones, pero se muestra optimista ante el hecho de que las grandes compañías y corporaciones "se estén acercando cada vez más al mundo de las start up para colaborar con aceleradoras. Es precisamente el mundo corporate el que compra start up en otros países". Benjumea también confirma la concienciación por parte de la empresa acerca de la necesidad de contar con quienes generan la innovación, que son los emprendedores. Así, Blanco añade que el año que viene veremos fondos con dinero fresco para invertir en start up más avanzadas, aunque no hay suficientes compañías de este tipo para todo ese capital. Afirma que "los buenos proyectos tendrán financiación y el emprendedor podrá escoger".

Según María Benjumea es necesario actuar en aspectos como la financiación o la formación de equipos; que se flexibilicen y faciliten medidas e incentivos como las stock options para favorecer la contratación y que las start up puedan tener equipos potentes. Javier Echaleku, director general de Kuombo.com, coincide en señalar los problemas de contratación con los que se encuentran muchas start up, sobre todo en las fases iniciales. Insiste en los obstáculos para acceder al talento que padecen sobre todo aquellos emprendedores orientados a crear un producto, a patentarlo y a conseguir inversiones.


FUENTE: EXPANSION


 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa