El Dr. Ramón Mª Calduch, presidente de la Fundación ADADE/E-Consulting, participa en el Foro Mundial sobre Gobernanza de Derechos Humanos

Los pasados días 14-15 de junio se celebró en Beijing el Foro Mundial de Alto Nivel sobre la Gobernanza de Derechos Humanos. 



Más de 300 invitados chinos y extranjeros de casi 100 países y organizaciones internacionales, incluidos organismos de las Naciones Unidas, intercambiaron activamente y dialogaron sobre el tema, contribuyendo a promover el desarrollo de la causa mundial de los derechos humanos.



El tema del foro fue "Igualdad, cooperación y desarrollo: 30 aniversario de la Declaración y Programa de Acción de Viena y gobernanza mundial de derechos humanos". 

Además de las sesiones de apertura y plenarias, El foro se dividió en cinco subforos sobre temas como "Cooperación internacional y gobernanza mundial de derechos humanos", "Iniciativa de desarrollo mundial y realización del derecho al desarrollo", "Iniciativa de seguridad mundial y garantía de derechos humanos", "Mecanismo de derechos humanos de las Naciones Unidas y gobernanza mundial de derechos humanos", y "Garantía de derechos humanos en la era digital".


El Presidente de la Fundación ADADE/E-Consulting, Dr. Ramon Mª Calduch, pronunció una conferencia, en el Plenary Meeting, en la que defendió el derecho a la salud como un derecho autónomo, dentro del marco internacional de los derechos Humanos. 


El Dr. Ramon Mª Calduch disertó, entre otras cuestiones, sobre la puesta en marcha del CIE 11 y la Estrategia 2014-2023 de la OMS, sobre Medicina Tradicional, prorrogada en la reciente Asamblea de dicha organización, el pasado mes de mayo, que recomienda a los Estados miembros a su regulación e integración en los SNS de los diferentes países, siendo exigible por los ciudadanos, incluso por la vía del recurso a los órganos jurisdiccionales correspondientes.


Según sus palabras, "descubrimos que, aunque la medicina occidental basada en la evidencia ha alcanzado una eficacia sin precedentes, la medicina tradicional es muy popular en la sociedad actual. Una parte considerable de la gente considera la medicina tradicional como un complemento o una alternativa confiable a la medicina moderna occidental".


Además, "a fin de no violar los derechos fundamentales de las personas, los gobiernos deben ser conscientes de la importancia de la legislación sobre la medicina tradicional. Se debe regularizar aún más la práctica, la enseñanza y la investigación científica, como recomienda la Organización Mundial de la Salud. Para mantener la salud de las personas, se deben garantizar buenas prácticas, dar a las personas acceso a la información correcta sobre la salud y poder tomar decisiones sobre la gestión de su salud". 


Para finalizar su discurso, el Presidente afirmó que la libertad del ciudadano para elegir tratamientos y la regulación legislativa de la medicina tradicional, complementaria e integrativa son partes importantes de los derechos individuales en el campo del derecho internacional de los derechos humanos y, por lo tanto, deben garantizarse. Cuando los Estados no cumplen, se pueden presentar reclamos ante los organismos internacionales pertinentes, incluidos los procedimientos legales ante cortes y tribunales internacionales.