El Gobierno desligará el teletrabajo de la conciliación y se reunirá de nuevo con los agentes sociales esta semana

  • Evitar que ayude a la perpetuación de los roles de crianza y cuidados
  • Algunos artículos que "hacían pensar que el teletrabajo se orientaba a la mujer"

El Ministerio de Trabajo ha presentado a los agentes sociales una nueva propuesta sobre la regulación del teletrabajo, tras las alegaciones realizadas por sindicatos y empresarios al anteproyecto de Ley de Trabajo a Distancia elaborado por el Gobierno, y volverá a mantener una nueva reunión sobre este asunto esta misma semana.

Entre las modificaciones, el Gobierno ha accedido a desligar el teletrabajo de la conciliación, tal y como proponían los sindicatos, con el objetivo de evitar que termine siendo utilizado como una forma de perpetuación de los roles de la crianza y los cuidados sobre las mujeres.

El nuevo encuentro del diálogo social se celebró ayer entre el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, y los representantes de CCOO, UGT, CEOE y Cepyme, tras el primero del pasado 8 de julio en el que se fijó un calendario de negociaciones y la presentación de alegaciones por parte de sindicatos y empresarios al anteproyecto elaborado por el Ministerio de Trabajo. 

El secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, explicó a Efe que la nueva propuesta de Trabajo recoge algunas peticiones sindicales, como la eliminación de aquellos artículos que "hacían pensar que el teletrabajo estaba orientado a la mujer". Por ejemplo, en la nueva versión se ha eliminado la preferencia de esta forma de trabajo durante el periodo de cuidado de lactancia o en el caso de personas al cuidado de dependientes, que "suele recaer sobre mujeres".

Desde UGT solicitan al Gobierno que la norma fije las condiciones y la responsabilidad a la hora de asumir los costes del teletrabajo, que debe ser voluntario, y "luego será la negociación colectiva la que lo desarrollará".

Por su parte, el secretario de Juventud y Nuevas Realidades Laborales de CCOO, Carlos Gutiérrez, ha señalado a los medios que, a falta de "cerrar discrepancias no menores", la negociación avanza "a buen ritmo" y ha confiado en poder cerrar un acuerdo.

Tanto UGT como CCOO reclaman que el teletrabajo tenga carácter voluntario; que las empresas pongan los medios necesarios para que sus empleados puedan trabajar desde sus casas y que se compense económicamente los gastos derivados del trabajo a las personas que teletrabajan. También demandan las organizaciones sindicales el derecho a la desconexión; el respeto a la jornada laboral, y medidas específicas para la prevención de riesgos laborales y garantizar la seguridad y salud laboral de los teletrabajadores, entre otras cuestiones.

 

A CEOE tampoco le gustó

La nueva propuesta de Trabajo responde también a las alegaciones y el comunicado remitido por CEOE tras la primera reunión, en el que tildó de "desequilibrado" el texto del anteproyecto de Ley de Trabajo a Distancia sometido por el Ministerio de Trabajo y Economía Social a información pública, considerando que tiene un enfoque "errático" y "apartado de la realidad" del tejido productivo español y de las necesidades de empresas y trabajadores.

La patronal criticó que se concibiese el texto al margen del diálogo social, reproche compartido por los sindicatos, y advirtió de que "lejos de fomentar con garantías la utilización de esta forma de organización del trabajo podría desincentivar su implantación en España y ralentizar su consolidación" ya que el enfoque no aporta la "confianza y la seguridad" precisa para generar inversiones y empleo. En respuesta, el Ministerio de Yolanda Díaz señaló que el teletrabajo no puede ser una forma de abaratar costes para las empresas.

Los empresarios abogan por incorporar "el vector de la sostenibilidad" en su espíritu y en su articulado, fomentando el protagonismo de la negociación colectiva para su mejor adaptación a las distintas realidades que se viven en los diferentes sectores de la economía y la sociedad.

 

La primera propuesta del Gobierno

Según el anteproyecto de Ley de Trabajo a Distancia que presentó el Gobierno a principios de julio y que tiene como marco el acuerdo europeo sobre teletrabajo, los empleados que teletrabajen tendrán derecho al "horario flexible" y podrán "alterar" dicho horario respetando la normativa sobre tiempo de trabajo y descanso, salvo en el caso de los tiempos de disponibilidad obligatoria o los límites que se hubieran acordado.

Además, el texto normativo fija que los costes que conlleve para el trabajador el desarrollo del trabajo a distancia deberán ser sufragados en su "totalidad" por la empresa.

La nueva ley define al trabajo a distancia como "aquel trabajo que se presta en el domicilio de la persona trabajadora o en el lugar libremente elegido por esta, durante toda su jornada o parte de ella, de modo no ocasional"; y el teletrabajo como "aquel trabajo que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación". 

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa