Qué gastos son deducibles en el IRPF de un profesional

Esta cuestión ha generado muchas dudas por parte contribuyentes que desempeñan actividades económicas profesionales. En este sentido, para arrojar luz sobre la deducibilidad de estos gastos, se deben analizar, por un lado, los requisitos que, con carácter general, debe tener un gasto para que sea fiscalmente deducible, y por otro, la casuística, es decir, los gastos que son recurrentes y que generan numerosas dudas sobre su deducibilidad.

Lo primero que hay que tener en cuenta para saber si un gasto es o no deducible fiscalmente en el IRPF de un profesional, debemos fijarnos en la normativa contable.

Con carácter general, son gastos deducibles los previstos en la normativa contable. No obstante, la dificultad la podemos encontrar en aquellos gastos fronterizos entre lo profesional y lo particular. Hay determinados bienes que pueden ser utilizados indistintamente en la actividad profesional y también de uso particular, y aquí es donde podemos encontrar más dificultad para justificar su deducibilidad.

Requisitos para que un gasto sea deducible

Para que un gasto sea fiscalmente deducible es necesario que se haya devengado, que se haya contabilizado y que disponga de una justificación adecuada (factura completa normalmente, aunque a veces sirva un tique soporte suficiente para la deducibilidad del gasto). En cuanto al IVA, hay que destacar que este impuesto tiene su liquidación aparte, pero en algunos casos el IVA puede ser un componente más del gasto deducible en el IRPF. Es el caso de actividades que no tienen derecho a deducir IVA soportado (por ejemplo, los médicos, es una actividad exenta de IVA, no tiene derecho a deducir el IVA soportado y todo el IVA que ha soportado lo podrá incluir como un gasto más en su IRPF).

Vehículos automóviles

Para que podamos deducir los gastos relativos a los vehículos de un profesional en el IRPF debe tratarse de un vehículo afecto a la actividad, entendiendo que existe afectación cuando la utilización de este se realice de manera exclusiva a la misma.

En este sentido, no están afectos, por lo tanto, los vehículos que se utilizan de manera simultánea para el trabajo y para fines particulares. Aunque sí existe una excepción de afectación parcial cuando se trate los siguientes vehículos: transporte de mercancías, de viajeros (taxi), los coches de autoescuela, de agentes comerciales o los dedicados al alquiler.

Gastos de comida

A partir del1 de enero de 2018, con la entrada en vigor de una ley 6/2017, la norma establece el carácter deducible de aquellos gastos de manutención del propio contribuyente, siempre que incurra en ellos por razón de su actividad económica, que se realice en restaurantes y se abonen utilizando medios electrónicos de pago (con tarjeta).

Gastos de ropa y vestimenta de trabajo

La Dirección General de Tributos se ha manifestado también en relación con estos gastos y entiende que no están afectos aquellos que se utilicen en la actividad profesional y para las necesidades privadas. Si un agente comercial se compra un traje, por ejemplo, no podría deducirse este gasto en su IRPF. Por el contrario, una toga o una bata farmacéutica sí se consideran ropa de trabajo afecta a deducibilidad por ser necesarias para el ejercicio de la actividad.

Gastos de sanciones o recargos que el asesor paga el cliente

Este punto es muy interesante. En el caso de que un asesor no haya asesorado a un cliente de manera conveniente y deba asumir sanciones e indemnizaciones, la Dirección General de Tributos considera que estos gastos son deducibles. Se entiende que es un pago de sanciones y recargos por una responsabilidad contractual y, por tanto, da derecho a la deducción como un gasto en el IRPF del contribuyente.

La actividad económica se realiza en la vivienda

Con anterioridad a la ley 6/2017, la Administración Tributaria entiende que hay dos tipos de gastos: gastos asociados a la titularidad del inmueble (IBI, tasa basura, seguro de hogar...) que se pueden deducir en la parte proporcional a la parte de vivienda afecta a la actividad, y un segundo tipo de gastos, los de suministro (agua, luz, Internet, teléfono, calefacción...) que son deducibles cuando se destinen exclusivamente al ejercicio de la actividad. En estos últimos casos, no existe la afectación parcial.

Ante esta doctrina de la DGT, que no ha sido compartida por multitud de contribuyentes, se han presentado infinidad de recursos. En este sentido, existen dos resoluciones, una jurisdiccional y otra administrativa, que son relevantes. La primera de ellas, sentencia de 10 marzo de 2015, del Tribunal Superior de Justicia de Madrid considera que los gastos de suministro son deducibles en la misma proporción que los gastos inherentes a la titularidad de la vivienda. La segunda, con mayor relevancia si cabe, es del TEAC, del Tribunal Económico Administrativo Central, en resolución de 10 septiembre de 2015, unifica criterio y establece que, con carácter general, se debe admitir la deducción de los gastos de suministros siempre que el obligado tributario acredite la contribución a la actividad económica desarrollada y siguiendo la correlación entre ingresos y gastos para determinar el beneficio. La carga de la prueba recae en el contribuyente, pero el TEAC considera que sí cabe la afectación parcial.

Con posterioridad a la ley 6/2017, desde 1 enero de 2018 serán deducibles siempre los suministros en un porcentaje establecido, este es el 30 por ciento sobre el porcentaje afecto a la actividad (de 1000 euros, por ejemplo, 120 euros serían deducibles).

Vivienda arrendada para la actividad

Si la actividad se desarrolla en una vivienda alquilada, no es en propiedad, el contribuyente podría deducirse parte de la renta.
En este caso, el problema está en el IVA, ya que el arrendamiento de vivienda está exento de IVA, pero el alquiler de inmuebles no destinados a vivienda está sujeto a IVA y no exento. La DGT considera que el importe completo del alquiler debe estar sujeto a IVA. Por lo tanto, si ocupamos una vivienda y optamos por deducibilidad parcial de los gastos, debemos tener en cuenta que nuestro alquiler estará sujeto a IVA.

Alquiler de trasteros

La DGT entiende que sí se puede deducir el alquiler de un trastero cuando ese espacio se utilice para el ejercicio de la actividad. Se trata de un elemento indivisible, y siempre que en ese trastero no se guarden elementos no afectos a la actividad, el alquiler podrá ser objeto de deducción.

Si necesitas ampliar tus conocimientos sobre cuestiones fiscales, tienes a tu disposición los cursos online de Asesor Excelente. La recuperación del IVA en los tiques o facturas simplificadas, Las ventas por Internet y el IVA o Las novedades de la Campaña de la Renta 2018 son algunos de los cursos de actualidad más destacados.

FUENTE: LEGAL TODAY

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa