Cómputo de plazo para reclamar por accidente de trabajo

Señala el TS que el trabajador dispone de un plazo de prescripción de un año para reclamar a la empresa la indemnización de daños y perjuicios derivados de accidente de trabajo, pues el cómputo de este plazo se inicia cuando adquiere firmeza la resolución del INSS que definitivamente resuelve sobre las prestaciones de Seguridad Social. Si esta resolución no es impugnada, el cómputo se inicia una vez transcurrido el plazo de 30 días establecido para formular la reclamación previa frente a dicha resolución.

El trabajador sufrió un accidente de trabajo por el que se le reconoció, mediante resolución del INSS de 3de febrero de 2012, la prestación de incapacidad permanente parcial. Ni la empresa ni el trabajador presentaron reclamación previa frente a la resolución ni esta fue impugnada judicialmente. El 11 de febrero de 2013, el trabajador presenta demanda en reclamación de los daños y perjuicios derivados del accidente de trabajo. El Juzgado de lo Social desestima la demanda acogiendo la excepción de prescripción alegada por la empresa.

La cuestión que se plantea es determinar cuál ha de ser el día inicial para el cómputo del plazo de prescripción de un año, del que dispone el trabajador para ejercitar contra la empresa la acción de reclamación de los daños y perjuicios derivados de accidente de trabajo, cuando las partes se aquietan a la resolución administrativa que declara la incapacidad permanente del trabajador.

El TS señala que el plazo de prescripción para reclamar a la empresa daños y perjuicios derivados de accidente de trabajo no puede empezar a correr hasta que no adquiera firmeza la resolución que definitivamente resuelva sobre las prestaciones de seguridad social a las que tenga derecho el beneficiario y, en su caso la contingencia de la que deriven, y queden de esta forma establecidas las cantidades que hayan de deducirse del total indemnizatorio a reclamar a la empresa.

Conforme a estos presupuestos, no cabe ninguna duda de que cuando la resolución del INSS es impugnada en vía judicial, el “díes a quo” es el momento en que se agota el proceso con la notificación de la sentencia que ponga fin al mismo.

El problema surge cuando las partes se aquietan a la resolución del INSS. En este caso, debe esperarse también a la firmeza de la resolución administrativa. El momento inicial para el cómputo de la prescripción no puede ser otro que el de la preclusión del plazo de 30 días de que disponen las partes para formular la reclamación previa porque hasta su agotamiento no deviene firme lo resuelto en la misma. Solo cuando ha transcurrido el plazo para formular la reclamación previa, puede realmente entenderse que la parte se aquieta a su contenido, pues si el plazo no ha transcurrido, aún dispone de la posibilidad de impugnar la resolución.

STS Sala 4ª de 5 julio de 2017. EDJ2017/151663

FUENTE: ADN Social

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa