Hacienda será más exigente con los asesores fiscales

Los servicios de Inspección de la Agencia Tributaria serán más exigentes con los asesores fiscales. En este sentido, si tropiezan con un asunto en el que advierten malas prácticas por parte de estos especialistas, lo denunciarán. Es la nueva línea que está siguiendo la Inspección en los procedimientos sancionadores cuando existen delitos, aunque no lo harán por sistema y lo estudiarán caso a caso.

Caridad Gómez Mourelo, jefa de la Unidad Central de coordinación en materia de delitos contra la Hacienda Pública, ha destacado en el coloquio sobre fiscalidad del 25 aniversario de Garrido Abogados que "si somos más exigentes con los asesores, tendrán más prudencia con sus actuaciones de venta de esquemas".
 
Sin embargo, ha precisado que "para nada estoy queriendo decir que vayamos a denunciar a cada asesor fiscal". De este modo, Caridad Gómez Mourelo ha subrayado que "detrás de cada denunciado, no irá el asesor fiscal". No obstante, la inspectora recuerda que ya ha habido casos en los que los asesores han sido condenados. "Es algo que el propio Tribunal Supremo ya está avisando", ha añadido.

En todo caso, Gómez Mourelo ha explicado que, en materia de regularizaciones, la Inspección siempre es más exigente cuando se está ante un escenario de delito fiscal. "Es muy distinto regularizar cuando has cometido un delito que si no lo has hecho", ha manifestado. "Si hay delito vamos a ser muy exigentes, mucho más que si se cometió una infracción tributaria", ha apuntado también.

'Amnistía fiscal'

Además, la especialista ha insistido en que, en cada regularización, el contribuyente tiene que ser "honesto". Cuando se produce una Declaración Tributaria Especial, como es el caso de la llamada amnistía fiscal, la inspectora asegura que el primer requisito es que la declaración sea "espontánea" por parte del obligado tributario. "Para poder aplicar un recargo, en lugar de una sanción, el contribuyente tiene que ser honesto y se exige una declaración expresa en la que se diga que se está declarando tarde", ha añadido.

En todo caso, recuerda las rentas regularizadas por estos sistemas se entiende que están normalizadas en plazo. "Existe una ficción en la que se concede un tratamiento como si lo hubieras hecho dentro del plazo", ha apuntado Gómez Mourelo. La normativa establece que quienes acudan a una Declaración Tributaria Especial tendrá que ingresar el 10 por ciento del importe o valor de los bienes o derechos que no se consideraran rentas declaradas. "A esto hay que excluir los posibles recargos, intereses o sanciones", ha precisado.

Gómez Mourelo ha aclardo que, en materia de delitos o infracciones fiscales, existen estas medidas porque son situaciones en las que el daño se puede reparar de una manera más sencilla que en otros casos. "Hablamos de dinero, por lo que, en la mayoría de situaciones, si se paga se puede solucionar el problema", ha dicho.

Aunque en la mayoría de procedimientos es la Administración Tributaria la que corrige situaciones, estos procedimientos de regularizarción permiten que también el contribuyente pueda rectificar su situación. "En casos de Declaraciones Tributarias especiales se pueden regularizar periodos por otros impuestos o años", ha indicado la inspectora. "Nosotros siempre hacemos el análisis a fecha de consumación", ha concluido.

 FUENTE: EL ECONOMISTA

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa