Las posibilidades de la divisa del futuro en la pyme

Las monedas virtuales, junto a su tecnología de cadena de bloques, permiten a las empresas incorporar métodos de pago más baratos, recibir financiación y captar nuevos clientes. 

Zooo, una pequeña compañía española dedicada a la venta, reparación y recuperación de datos en dispositivos móviles, inició su actividad en 1997, a la par que despegaba el negocio de la telefonía móvil. En 2015, reforzando su carácter pionero, se trasladó al histórico edificio ABC de Serrano, en el centro de Madrid, donde reservó un espacio de su local para incluir un cajero de bitcoin. Con este aparato ofrece a sus clientes la posibilidad de canjear dinero por esta criptomoneda al instante y pagar con esta divisa por los servicios prestados. 

Con esta estrategia, los responsables de Zooo se obligaron a renovar su web, incluyendo plataformas de pago que aceptaran bitcoin. Así, han conseguido amplíar su cartera de clientes con los turistas que pasean por la calle Serrano y sufren algún problema con sus dispositivos. En el cajero de este centro no tienen problema para utilizar su divisa, pues la transforman en moneda virtual sin pagar por el intercambio en los tipos de cambio, con lo que el precio no aumenta. Al igual que esta pyme, otras compañías pueden aprovecharse de las ventajas que supone utilizar monedas virtuales:

• Cómo funciona. Para incorporar una pasarela de pago con esta divisa en la web de una compañía no es necesario tener un conocimiento amplio de criptomonedas. "Existen plataformas -como coinbase.com o bitpay.com- que se pueden integrar en un negocio y realizan automáticamente el cambio de cualquier tipo de dinero a moneda virtual". Además, estas herramientas no cobran al negocio los habituales gastos de gestión que incorporan las tradicionales para realizar la transacción. "Al estar reconocidas por el Tribunal Europeo como una divisa oficial, al bitcoin no se le aplica el IVA por lo que no se puede cobrar este impuesto". En cuanto a incorporar este pago en una tienda física, es un proceso más complejo. "La pyme debería disponer de su propio monedero con divisa virtual -lo que supone mayor formación en esta tecnología- para poder cobrar a una persona que utilice bitcoin", comenta Pablo Fernández, socio de Abanlex. De este modo, el cliente llevaría en su móvil la criptomoneda y pagaría en el local reconociendo el código QR del establecimiento, que lo redigiría al monedero virtual del negocio. "Este tipo de intercambios están orientados a un comercio electrónico ", afirma Fernández. 

• Usos y ventajas. A diferencia de las divisas clásicas, con las criptomonedas se pueden realizar pagos sin límetes de cantidad. "Por la ley de prevención de blanqueo de capitales existe un límete de adminisión de 2.500 euros que no existe con bitcoin", señala Fernández. 

• Por otro lado, en cuanto una compañía acepta esta divisa, se sitúa en webs especializadas, que geolocalizan el local y lo destacan a nivel mundial. "Son una especie de buscadores de Internet, en los que en cada ciudad señalan los establecimientos que realizan intercambios con criptomonedas", comenta Fernández. Este fue el motivo por el que la compañía de viajes Destinia comenzó a aceptar Bitcoins en 2014. "Nos ha permitido llegar a un nicho de clientes que ni siquiera nos conocía", afirma Ricardo Fernández, director de estrategia esta compañía de viajes. Además, destaca el experto, estas monedas respetan la privacidad, ya que no es necesario aportar información con números de cuenta.

• Distintos mercados. Por otro lado, las plataformas de pago e intercambio de criptomonedas son válidas para cualquier mercado, por lo que es una buena alternativa para una pyme que haga negocios en distintos países. "Si una compañía vende productos en distintos lugares deberá incorporar las plataformas de pago más habituales de cada lugar. En cambio, puede unificarlo todo con las de criptomonedas, que están preparadas para aceptar distintos tipos de divisas", afirma Ordovas.

Tarea para 'smart contracts'

Los contratos inteligentes o 'smart contracts' utilizan la tecnología que hace posible el funcionamiento de monedas virtuales para realizar otro tipo de operaciones. "Son contratos en los que se ejecutan acciones si se dan una serie de circunstancias", afirma Alberto Gómez, director de tecnología en Grupo Barrabes. Así las pymes pueden aprovechar las posibilidades que estos sistemas ofrecen: 

1. Emisión de títulos. Las pymes pueden emitir títulos virtuales, -conocidos como tokens-, a cambio de dinero. Después, los inversores recibirán una cuantía económica si el negocio cumple ciertos objetivos. La diferencia frente a un proceso de 'crowdfunding' es que las compañías no necesitan estar creadas para poder emitir acciones.

2. Tareas sencillas. Las pymes pueden contratar a personas para tareas sencillas de ejecutar en cualquier parte del mundo. "Un ejemplo sería la recopilación de información sobre posibles clientes. Los responsables no suelen tiener tiempo para esto, asíque lo encargan", afirma Gómez.

3. Premios. Es una forma de testeo de servicio. La pyme ofrece premios en criptomonedas a los consumidores que encuentren fallos en sus productos.

Tipos de moneda y sus ventas

Bitcoin. Es la moneda virtual más conocida. Además, por su extensa red y por volumen de transacciones, es la que cuenta con mayores medidas de seguridad. El valor de una unidad de esta divisa es superior a los 2.000 euros. 

Etherum. Esta criptomoneda es especialmente relevante porque permite el desarrollo de 'smart contracts'. Cotiza como moneda y se puede pagar con ella en comercios. El valor de una unidad es de 200 euros.

Litecoin. Es una derivada de Bitcoin, aunque le está ganando terreno y en algunos sectores es la moneda más utilizada. Su valor de mercado es cercano a 38 euros. 

Dash y Monero. Ambas monedas virtuales están diseñadas de forma distinta a Bitcoin. Orientadas al anonimato y a garantizar la privacidad de sus usuarios.

FUENTE: EXPANSION

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa