Recetas del FMI: subir el IVA, alargar la edad de jubilación

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomienda que España suba el IVA, eleve los impuestos medioambientales, respete el actual índice de revalorización de las pensiones, fomente que se alargue la vida laboral e incentive los planes de pensiones privados. Todas estas ideas figuran en la declaración final de la misión del FMI en España publicada hoy.

Los técnicos del organismo internacional no ahorran elogios a España y sus reformas. Señalan que el país se "se encuentra en el cuarto año de una expansión económica y creación de empleo impresionantes". Apuntan que la cifra de PIB superó probablemente el nivel anterior a la crisis y mantienen que "gracias a las reformas efectuadas, la economía se ha vuelto más competitiva, flexible y resistente". El FMI estima que la economía crecerá un 3,1% este año frente al 2,6% estimado inicialmente. Aun así, España presenta debilidades.

Al FMI le preocupa especialmente el elevado nivel de deuda pública, que se mueve en torno al 100% del PIB, y que dejaría a España en una posición de indefensión ante posibles turbulencias financieras. Reducir la deuda es prioritario y, por ello, el FMI alerta de que no hay margen para alegrías presupuestarias. Apunta que España debe mantener la senda de reducción del déficit público previsto y que supondrá que los números rojos bajen el próximo año del nivel del 3% del PIB por primera vez en más de una década.

El organismo internacional sostiene que el "margen para medidas estructurales se encuentra principalmente en el lado de los ingresos". En este sentido, el FMI insiste en la idea de que España tiene margen para incrementar los ingresos por IVA. A pesar de que la recaudación de este impuesto avanza a buen ritmo y se encuentra en niveles históricamente elevados, España aún ingresa menos que la media europea. Los últimos datos de Eurostat reflejan que la recaudación por IVA alcanza el 6,5% del PIB en España frente al 7% de media en la UE. Aun así, los datos corresponden a 2015 y, cuando se conozcan las cifras de 2016, es probable que la diferencia se haya estrechado. Aun así, el FMI considera que España debería reducir el número de bienes y servicios que actualmente tributan a los tipos reducidos y ampliar el listado de productos que aplica en gravamen general del 21%. En la misma línea, los técnicos del organismo internacional consideran que España debería subir los impuestos medioambientales para situarse al nivel europeo. El Gobierno de Mariano Rajoy incluyó esta propuesta en el Programa de Estabilidad remitido a Bruselas, sin embargo, no ha adoptado ninguna medida concreta. Hacienda plantea que se puede abordar una reformulación de la fiscalidad verde en España en el marco de la reforma del sistema de financiación autonómico. 

Acerca de la rebaja del IRPF para rentas inferiores a 17.000 euros que el Gobierno y Ciudadanos pactaron incluir en los Presupuestos de 2018, el FMI señaló que se trata de una "buena medida" que beneficia a los más vulnerables y que reducirá la desigualdad. Aun así, también señaló que la prioridad debe ser bajar el déficit público y que una medida que implique una pérdida recaudatoria debería ser compensada por otra en sentido contrario para garantizar el cumplimiento del objetivo de estabilidad.

El FMI no solo mantiene que el margen para reducir el gasto público es escaso, sino que alerta de que el envejecimiento de la población presionará al alza el presupuesto público. Por ello, rechaza la posibilidad de dar marcha atrás en el índice de revalorización de las pensiones, la fórmula que limita actualmente el incremento a un 0,25% anual. En su opinión, este límite no debe modificarse ni elevarse. En caso contrario, deberán aprobarse medidas compensatorias para incrementar los ingresos. Para el FMI sería un error volver a vincular las pensiones a la inflación, como reclaman el PSOE o Podemos. En el caso de que se deban hacer cambios, los técnicos defienden que sería recomendable incentivar que se alargue la vida laboral y fomentar los planes de pensiones privados.

El elevado paro estructural es otro de los puntos débiles de la economía española. El FMI recomienda más flexibilidad y que la política laboral se adecúe a la situación específica de las distintas empresas y sectores. Insiste en que es necesario acabar con la dualidad del mercado de trabajo y mejorar las políticas activas de empleo. Si bien el Gobierno de Mariano Rajoy asegura que ha llegado la hora de subir los salarios, el FMI se muestra más cauto y apunta que los posibles aumentos salariales deben producirse en línea con la mejora de la productividad. Y ello debe analizarse de forma individualizada.

A pesar de los elementos a mejorar, el FMI repite que España está ganando productividad y recomienda medidas avanzar en la misma línea. Cita, por ejemplo, la aplicación de la Ley de Unidad de Mercado, facilitar el acceso a la financiación con recursos propios a las startups y eliminar las trabas regulatorias al crecimiento de las empresas. 

FUENTE: CINCO DIAS

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa