Incentivos a la contratación y participación institucional

Las novedades de la Ley bonifican la incorporación de nuevos trabajadores, la de los familiares y favorecen la participación institucional.

Mejoras en la contratación

Hasta la fecha, cuando un autónomo contrataba a un trabajador perdía la mayor parte de las bonificaciones de las que disfrutaba en ese momento. Esto provocaba que, pese a que la actividad del negocio lo demandara, muchos trabajadores por cuenta propia hicieran números y prefirieran perder oportunidades de mercado antes que renunciar a las deducciones en sus tarifas con la Seguridad Social. Según los expertos, esta incompatibilidad es una contradictoria frente a la necesidad de crear empleo y reducir el paro en España. Sin embargo, con la entrada en vigor de la reforma, el emprendedor podrá contratar a trabajadores manteniendo la ayuda en las cotizaciones y la tarifa plana. Así si una persona necesita reforzar su plantilla a los pocos meses de iniciar la andadura de su negocio, podrá incorporar a un trabajador sin renunciar a su tarifa bonificada. Además, el autónomo tiene que valorar el tipo de contrato que realiza al trabajador. Pese a que puede ser interesante contratar por unos meses vinculado a un repunte de su actividad, debe estudiar si le interesa más realizar un contrato indefinido. Para este caso, el emprendedor disfrutará de una bonificación del 100% en la cotización a la Seguridad Social por la alta nueva.

Incorporación de familiares al negocio

Para los pequeños comercios que ligan su actividad de forma directa con el periodo estival, o para los agricultores, el entorno familiar suele ser un apoyo fundamental para su trabajo. Sin embargo, la opción de dar de alta a sus parientes en la Seguridad Social suponía, en numerosas ocasiones, un problema más que un beneficio. Esto se debe a la fórmula del autónomo colaborador, una figura por la que el familiar del autónomo tenía que darse de alta también bajo este régimen, renunciando a los derechos que podía disfrutar cualquier persona que fuera contratada como trabajador por cuenta ajena. Así, se producían situaciones indeseables como, por ejemplo el caso del hermano de un hostelero que colabora con el negocio de su familiar solamente durante los meses de verano, por lo que tiene que darse de alta como autónomo. De este modo, si después decidía emprender por su cuenta, no tenía derecho a disfrutar de la tarifa plana hasta pasados cinco años. Por eso, las medidas incorporadas tratan de rebajar la influencia del autónomo colaborador, eliminando el límite en el número de contrataciones de familiares y la condición de que sean menores de 45 años.Además, los autónomos que contraten de forma indefinida a sus familiares -padres, hermanos, cónyuge, hijos, yernos y nueras- como asalariados de forma indefinida tendrán derecho a una bonificación total de las cotizaciones a la Seguridad Social. Para ello, será necesario que en los doce meses anteriores a la contratación no se haya despedido a nadie de forma improcedente. Igualmente, en los meses posteriores a la llegada del familiar se debe mantener la plantilla del negocio.

Base de cotización desvinculada del SMI

Hasta ahora, el aumento de la base mínima de cotización a la Seguridad Social de los autónomos societarios estaba vinculada a la evolución del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Sin embargo, la subida del 8% acordada a principios de año por PP y PSOE suponía una carga extra demasiado elevada para estos trabajadores. Por ello, se ha decidido romper la vinculación y establecer un nuevo sistema. Hay que tener en cuenta que esta novedad únicamente afecta a los autónomos societarios, que son aquellos que han constituido una empresa. Se trata de una de las figuras más polémicas debido a que, para poder cotizar como autónomo, el propietario de la compañía tiene que acreditar que está desarrollando una actividad independiente de la sociedad que ha fundado. Además de tener un sistema de cotización especial, estos autónomos no pueden acceder a determinadas bonficaciones, como la tarifa plana.

Nuevo sistema de negociación

Para reemplazar al método anterior, las bases de cotización de los autónomos societarios serán decididas por el Gobierno, a través de los Presupuestos Generales del Estado, tras abrir un proceso de diálogo social con las principales organizaciones del sector. Se espera que para los próximos años estas subidas oscilen entre el 0% y el 3%.

Participación institucional

Con la entrada en vigor de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, se abrirá un plazo de un año para que el Gobierno de cabida a las principales organizaciones del sector en el Consejo Económico Social. En este órgano se encuentran ya representados la patronal CEOE, los sindicatos CCOO y UGT, las cooperativas y las organizaciones agrícolas. De esta forma, se cumple una de las principales reclamaciones de las asociaciones del sector, como la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), que han celebrado la aprobación de la nueva Ley. Con esta medida, ambas plataformas han conseguido tener presencia en el diálogo social y la negociación de las futuras reformas que planteen los distintos Gobiernos. Además, el objetivo de las asociaciones es ampliar también su participación en otros ámbitos, como el diseño de los cursos de formación.

¿Cuándo es el momento de constituir una sociedad?

Una de las principales dudas que se debe plantear cualquiera que inicie una carrera profesional en solitario es si facturar como autónomo o constituir una empresa. En las primeras fases de su trayectoria puede compensarle la primera opción porque, aunque asumirá plena responsabilidad sobre las deudas, tendrá menos trámites administrativos y pagará menos impuestos. Esto se debe a que las retenciones del IRPF -que actualmente son del 9% para los nuevos autónomos- serán inferiores a las cantidades a pagar por el Impuesto de Sociedades, que tiene un tipo reducido del 15%. Pero a medida que aumente su facturación también irá subiendo en los tramos del IRPF, con unas retenciones que en algunas autonomías pueden llegar a superar el 50%. Por contra, con el tributo de Sociedades nunca rebasará la barrera del 25%. Esto implica que los autónomos tendrán que calcular cuándo es la ocasión adecuada para constituir una empresa. La mayoría de los expertos aconseja dar este salto cuando se alcancen los 40.000 euros de beneficio. Pero el momento ideal dependerá de cada caso concreto, teniendo en cuenta otros factores como si se ha contratado a empleados.

Experiencia internacional para contratar en España

Después de pasar tres años viviendo en el extranjero, Jordi Cals decidió regresar para ejercer su labor como programador en su proyecto Pymesworld.com. "Decidí empezar por el primer peldaño y constituirme como autónomo porque era la forma más económica para empezar a operar", afirma el informático. A los seis meses de comenzar su negocio, su buen hacer gestionando páginas web le llevó a tener que contratar un experto en márketing digital. Por eso, Cals considera que medidas como poder combinar la 'tarifa plana' con las incorporaciones son "una gran ayuda a los emprendedores, para que puedan ofrecer servicios de calidad". Para final del verano, espera aumentar de nuevo su plantilla y se plantea dar el salto a pyme en un futuro no muy lejano.

FUENTE: EXPANSIÓN

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa