Ojo con la sorpresa fiscal de las cuentas con regalo

Regalar dinero en efectivo (Openbank acaba de renovar un mes la oferta por la que regala 100 euros por domiciliar la nómina), en cheques regalo (Banco Popular regala 60 euros en Amazon por contratar la Cuenta Online) en dispositivos electrónicos (hasta el 30 de abril Imaginbank ofrece un móvil LG K5 o un Dron Parrot Mambo por nóminas a partir de 600 euros) o a través de la devolución de recibos (como en el caso de la Cuenta 1,2,3 de Banco Santander) se ha convertido una práctica habitual de muchas entidades para captar nuevos clientes.

Pero los regalos que los bancos realizan por la contratación de sus distintos productos financieros (muy especialmente las cuentas nómina) pasan por el filtro de Hacienda.

Ya sean en efectivo o en especie, tienen la consideración de rendimientos del capital mobiliario y se incluyen en la base imponible del ahorro. Por lo tanto, es necesario pasar por caja, de la misma forma que ocurre con los rendimientos generados por un depósito o por una cuenta corriente clásica.

¿Qué hay que tener en cuenta con la campaña de la Renta 2016 ya en marcha desde el pasado desde el 5 de abril? No solo es necesario asegurarse de si es el titular del producto financiero o el banco quien asume el coste fiscal (la retención) del regalo; también es clave calcular qué cantidad vamos a recibir por este concepto para evitar un duro golpe económico por parte de Hacienda.

• Las cuentas: No hay diferencia entre lo que se tributa por la rentabilidad de un depósito y por un regalo. En la mayoría de los casos, el rendimiento de los regalos no supera los 6.000 euros. En este caso, se aplica una retención del 19%.

Entre los 6.000 y los 50.000 euros el porcentaje asciende al 21% y el por encima de los 50.000 alcanza el 23%. Es muy importante recordar que las retenciones se realizan por tramos. Si por ejemplo ganamos 55.000 euros, los primeros 6.000 tributarán al 19 %, los siguientes 44.000 al 21 % y los 5.000 últimos al máximo del 23%.

• El procedimiento: La práctica habitual consiste en que el propio banco realiza el pago a Hacienda cuando entrega el regalo. Pero de forma paralela, descuenta el importe de la cuenta de su cliente. Para evitar sustos, es importante verificar que la cuenta tiene los fondos suficientes para hacer frente a la retención.

En caso contrario, es el contribuyente el que tiene que hacer frente a sus obligaciones fiscales en la declaración de la renta. Para hacer el cálculo del coste, la mejor opción es pedir al banco un certificado de retenciones en el que conste el valor del obsequio.

• Condiciones: Los requisitos de vinculción de las cuentas que ofrecen los regalos más suculentos son, en algunos casos, muy exigentes. Los de Abanca (una Play Station 4 o un Smartwatch de Samsung) exigen la domiciliación de una nómina de al menos 1.800 euros.

Los regalos ofrecidos por CaixaBank e Imaginbank bajan el listón hasta los 600 euros. Es la misma cantidad que exige Openbank para pagar 100 euros s sus clientes. En este caso, el banco online de Santander asume todo el coste fiscal.

• Incumplimiento: Normalmente, las ofertas requieren un período de permanencia de 12 meses, aunque en algunos casos puede llegar a los dos años, e incluso hasta los cuatro.

Pero antes de tomar una decisión debemos estar seguros de poder cumplir con las condiciones que exigen los bancos. Por ejemplo, en caso de incumplimiento de las condiciones de la Cuenta

Nómina de CaixaBank, la entidad cobra una penalización de 249 euros por el televisor Samsung de 32" y de 209 por el smartphone LG X Power.


FUENTE: EXPANSIÓN

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa