La estrategia lingüística, clave para la internacionalización de las empresas

De ahí que muchas operaciones empresariales fracasen por matices de este tipo. "Una mala gestión de la barrera comunicativa en los procesos de negociación, o un nefasto trámite de la información en una presentación puede hacer caer a la entidad en graves problemas, que den al traste con un proceso de comercialización o internacionalización", cuenta Fernando Cocho, socio fundador de la consultoría estratégica H4dm. "Si la relación tiene lugar en el país de destino y no se conocen en profundidad los usos y giros lingüísticos, los problemas están servidos", añade.

El estado de las compañías españolas, en este sentido, deja mucho que desear. Como apunta Cocho, "el conocimiento de los idiomas es deficitario y de baja calidad, sobre todo en lenguas emergentes". Aunque las nuevas generaciones que se van incorporando a las organizaciones disponen de una mejor formación idiomática, no recae sobre ellas las operaciones de negociación, sino que "los decisores siguen siendo de edades superiores a los 40 ó 45 años, por lo que han sido educados según un plan de estudio en el que las destrezas lingüísticas eran escasas", indica.

Del mismo modo, igual de importante es informarse sobre la legislación imperante en ese país, la situación de los impuestos o el sistema político del destino elegido, así como dominar los usos sociales y las tradiciones preponderantes en esos lugares. "No puede haber fidelización del cliente sin conocer la interculturalidad y la idiosincrasia de su entorno: significa ignorar la forma de pensar, rutina, formas y tiempos que determinan una cultura o un hábito", explica Cocho.

Una nueva vía para el estudio lingüístico
Justamente con el objetivo de satisfacer esta necesidad comunicativa y fomentar la internacionalización de las empresas españolas, Àngels Creus y Beatriz Navarro fundaron en 2011 la compañía Essential for Business, proveedora de servicios a entidades con voluntad de internacionalización, como ellas mismas definen. "Nos lanzamos a montar este proyecto convencidas de que debíamos proporcionar una forma diferente de aproximarnos al aprendizaje de idiomas, para que los profesionales pudiesen superar con éxito estas barreras añadidas a sus propias responsabilidades", señalan.

Su propia experiencia en multinacionales les permitió comprobar en primera persona situaciones en las que la barrera del idioma les impedía demostrar su plena capacidad profesional, y no precisamente por desconocer la lengua, sino por motivos de inseguridad o incomodidad.

Por eso, decidieron desarrollar el método Situation Based Learning, "que centra el aprendizaje en la práctica de las situaciones comunicativas relevantes para el alumno, es decir, es un sistema desarrollado desde el mundo de la empresa para la empresa", revelan. De este modo, el alumno recibe recursos, en forma de frases, adaptados a su nivel lingüístico y que podrá poner en práctica durante la misma sesión de trabajo. No obstante, también se incide en aspectos como la gramática y pronunciación, elementos que, según Creus y Navarro, no constituyen el eje central del aprendizaje.

Durante sus cinco años de actividad, la función de Essential for Business se ha dirigido principalmente a organizaciones empresariales o institucionales -suponen el 95%-. Sin embargo, también prestan atención a las demandas de profesionales que solicitan sus servicios, dirigidas sobre todo a la preparación de proyectos ante inversores, entrevistas de trabajo, discursos, etc.

Comunicación no verbal
Un detalle que a veces se deja de lado cuando se comienza a aprender un idioma es la importancia de conocer los aspectos culturales de países extranjeros. En este sentido, la comunicación no verbal asume una gran responsabilidad, ya que más del 50% del impacto de un mensaje corresponde al lenguaje corporal, es decir, los gestos, la postura, los movimientos de los ojos e, incluso, el modo de respirar.

"En estos elementos no verbales es donde hallamos más veces las diferencias que nos marca la tradición, por eso es muy importante interesarse por los valores que conforman la cultura de las regiones con las que nos tenemos que relacionar. Formalismos, etiqueta, creencias, tradiciones..., son aspectos que tenemos que aprender, porque pueden arruinar una relación, a pesar de que la comunicación haya sido fluida", afirman.

Se percibe, por lo tanto, que los retos que les esperan a las empresas en los próximos años, en materia de idiomas, son extensos. Tomar conciencia de la importancia de implantar una estrategia lingüística como parte esencial de sus planes de negocio es, según las fundadoras de Essential for Business, el prioritario. "Esta táctica tiene que estar vinculada con la visión de la compañía y con su gestión global del talento", puntualizan. Mientras, Creus y Navarro, que están muy satisfechas con la evolución de la empresa, seguirán consolidando su método en Madrid, aunque su propósito es extenderlo también por los países latinoamericanos.

FUENTE: EL ECONOMISTA

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa