Las empresas que no cambien su gestión del negocio desaparecerán

Este mensaje es el que ha lanzado José Manuel Moreno, presidente de la Comunidad AEC Calidad, quien ha participado en Zaragoza, en las jornadas "Nuevo Management: Calidad, Transformación y Transversalidad", organizadas por la Asociación Española para la Calidad (AEC) en colaboración con Ibercaja y el Instituto Aragonés de Fomento (IAF).

José Manuel Moreno, quien ha intervenido en este foro con la conferencia "Gestión del negocio en un escenario de Innovación disruptiva exponencial", ha puesto de importancia la necesidad de saber gestionar el cambio tanto en las grandes compañías como en las pymes y que las empresas adopten estructuras horizontes "que permitan dar una respuesta ante la cada vez más importante innovación disruptiva".

Moreno ha incidido en que "con los modelos actuales es difícil" poder hacer esta gestión del negocio porque "son estructuras piramidales y se habla de direcciones, departamentos... pero tiene poco sentido desde un punto de vista del mercado funcional" y de responder a las necesidades del cliente.

"Lógicamente, muchas compañías ven esas necesidades del cliente, pero lo ven desde un punto de vista funcional a través de un departamento que gestiona la identidad de marca, la reputación... pero en esa realidad no está implicada el resto de la compañía". De hecho, las estrategias se están basando en proyectos de organización en lugar de procesos, lo que implica que sean más direccionadas a servicios.

El cambio en la gestión del negocio se está produciendo lentamente porque "muchas son reacias y no es fácil que las empresas abran sus estructuras" porque este proceso conllevaría prescindir de una serie de puestos.

Sin embargo, "el cambio tiene que ser rápido y la empresa que no se mentalice se va a quedar por el camino. Las que reaccionen, sí permanecerán. Antes la evolución era más lenta, pero en cinco o diez años se ha producido un cambio y la vida útil de una organización es más corta y sobrevivir cuesta más".

Un cambio que deben adoptar tanto grandes como pequeñas empresas, aunque unas compañías lo van a tener más fácil que otras.

"Las grandes empresas solo tienen que mentalizarse", mientras que las pymes tienen "mucho ganado porque tienen pocas personas dentro y son estructuras tan encorsetadas", por lo que tienen "más capacidad para amoldarse al modelo", a pesar de que tienen el handicap de que tienen menos recursos financieros y la sostenibilidad financiera es más compleja.

Un cambio continuo
En la jornada igualmente ha participado Nacho Torre, jefe de la Secretaría Técnica del CEO, Innovación y Experiencia de Cliente de Ibercaja, con ponencia "La gestión transversal de las organizaciones".

Torre ha manifestado que "ninguna organización discute la necesidad de tener un rumbo: conocer el punto de partida, vislumbrar el destino, trazar la hoja de ruta, gestionar los tiempos y los recursos y adaptarse constantemente a un entorno cada vez más cambiante".
Sin embargo, ha añadido que "las estrategias fracasan en su implantación, no en su definición, por la complejidad corporativa, tanto de la organización y gobierno del trabajo, como de la relación entre personas y equipos".

La calidad, es clave
En la jornada también ha participado el director territorial de Ibercaja en Aragón, Antonio Lacoma, quien ha destacado la apuesta por la calidad en la entidad, recordando que recientemente Ibercaja ha renovado el sello EFQM +500 puntos en la Excelencia en la Gestión.
"Un compromiso por la calidad que lleva validando Ibercaja desde 2007 y que es ciertamente exclusivo, ya que pocas son las empresas, y menos las financieras, que cuentan con este reconocimiento", ha añadido.

Además, ha expuesto que Ibercaja cuenta, desde el pasado mes de noviembre, con el Sello de Oro-Aragón Empresa, galardón que otorga el Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Fomento (IAF) a las organizaciones que demuestren un alto nivel de compromiso con la Excelencia.

Por su parte, Ramón Tejedor, director gerente del IIAF, adscrito al Gobierno de Aragón, ha puesto de manifiesto el interés de la institución a la que representa en la participación en iniciativas y acciones que impulsan el dinamismo de las empresas en Aragón y les ayudan a desarrollarse y crecer en un entorno tan cambiante y variable.

Además, Marta Villanueva, directora general de la AEC, ha destacado el compromiso que la AEC tiene a través de la Comunidad AEC Calidad en el objetivo de "colaborar para construir la Calidad que viene, la Calidad que debe dar respuesta al cambio permanente en las organizaciones. La disciplina Calidad está hoy más vigente que nunca, transformándose, y con el reto de ser visible, con todo su valor, en la alta dirección".


FUENTE: EL ECONOMISTA

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa