Coaching en la empresa familiar

El próximo 15,16 y 17 de abril se celebra en Madrid Expocoaching, la feria más importante dentro de este ámbito. En el evento se tratarán temas como el comentado, además de la enorme evolución del coaching en nuestro país, las últimas novedades, etc. Cuestiones que tratamos  a continuación con Beatriz Sanz, cofundadora del evento.

¿Cómo puede ayudar el coaching a la empresa familiar?
El coaching es una metodología que consiste en ayudar a conseguir los objetivos establecidos obteniendo los mejores resultados posibles.

En el caso de la empresa familiar, el coaching les puede brindar a todos los miembros de la empresa, la oportunidad de que tomen consciencia del estado presente en el que se encuentran y ayudarles a trazar un plan de acción para llegar al estado dónde les gustaría estar, cubriendo así las necesidades de lo organización.

Por ejemplo, les puede ayudar a lograr una comunicación más eficaz entre sus miembros, vital e imprescindible para la toma de decisiones y para el buen entendimiento. A mejorar las habilidades y competencias de cada uno, a alinear los valores con la visión, misión y propósito de la empresa, a desarrollar un buen liderazgo, a definir los roles de cada uno, a facilitar el proceso en las líneas de sucesión, etc.

El coaching les puede abrir puertas para descubrir nuevas acciones, sortear las dificultades y crear una cultura de compromiso.

¿Puede ser especialmente interesante en procesos de sucesión?
Es no sólo interesante, sino altamente recomendable.

En muchos casos, este proceso es incómodo. Puede llegar incluso a desgastar y malograr los vínculos y relaciones de los miembros de la empresa, provocando así un desalineamiento en los valores de la empresa, tales como la confianza o la responsabilidad.

Aunque siempre haya situaciones diferentes dependiendo de cada empresa, está claro que es uno de los aspectos que más preocupan y desestabilizan a la mayoría, no sólo a los principales involucrados, el sucesor y el sucedido sino al resto de miembros.

Podemos tener casos en los que el sucesor lleve muchos años dirigiendo la empresa y le cueste dejar su cargo, lo que puede conllevar a decidir la sucesión en un momento inadecuado. Otra situación que puede ocurrir es que no haya consenso en la elección del sucesor o incluso que no haya dicha figura. Y así un sinfín de situaciones que pueden llegar a entorpecer la evolución y desarrollo óptimo de la empresa.

El coaching puede ser de gran ayuda en la toma de decisiones, convirtiéndose así en una herramienta muy poderosa para elaborar un nuevo plan de acción y mejorar conductas, competencias o aspectos emocionales derivados de este tipo de situaciones.

¿Sería solo recomendable en puestos directivos de una pyme, o tiene aplicación también en otras escalas? En caso de que la respuesta sea sí, ¿qué otras aplicaciones y sobre qué empleados?

El coaching es recomendable tanto en los puestos directivos como en cualquiera en el escalafón de la empresa familiar.

Para alcanzar el éxito en la organización, todos sus miembros tienen que poseer el tan nombrado “orgullo de pertenencia”. La empresa necesita que sus empleados estén comprometidos, alineados con sus valores, y que desarrollen su trabajo eficazmente. Al contrario, los empleados necesitan sentirse pertenecientes al sistema, valorados, motivados y realizados con sus funciones.

El capital humano es la mayor materia prima que poseen las organizaciones, independientemente del tamaño que tenga la empresa. Y para conseguir mayores resultados y aumentar en efectividad, sería conveniente impartir sesiones de coaching empezando por los Presidentes/Ceos y hacerse extensible a todos los departamentos.

¿Está viviendo el coaching su época dorada?
En nuestro país, el coaching está empezando a florecer poco a poco, mientras que, en otros países, está más consolidado.

No obstante, tanto las personas como las organizaciones están cada vez más concienciadas en desarrollar y mejorar no sólo las capacidades técnicas o conceptuales, sino también las humanas, porque se están dando cuenta que potenciándolas se puede llegar más fácil a la consecución de los objetivos establecidos, tanto personales como profesionales.

En los últimos años, se ha producido un incremento sustancial en la contratación de coaching en las empresas, debido a que sus efectos han aumentado la productividad, reflejándose así en la cuenta de resultados.

Y la realidad y los estudios hechos en coaching así lo demuestran: El coaching produce un 529% de retorno sobre la inversión y beneficios intangibles significativos para los negocios. (Metrix Global Surveyproduce)

La inversión actual en Coaching es una forma de entrenamiento menos costosa y los beneficios son enormes (no necesariamente en términos financieros). El retorno es 2.000 a 3.000%. (Geoff Hinsley Study)


FUENTE: CINCO DIAS

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa