2016: las tecnológicas pujarán por hacerlo todo ‘inteligente’

La transformación digital en la empresa, y en general en la sociedad, no ha hecho más que empezar. Y no dará tregua este año. Según un estudio de la consultora Gartner, en los próximos años se calcula que habrá más de 25.000 millones de dispositivos conectados a internet generando toda clase de datos, y se espera que 2016 sea el año en el que su adopción por parte de las empresas, atraídas por las oportunidades de mejorar la productividad y obtener más conocimiento del mercado, se extienda. Así lo cree la empresa OpenText que al hablar de las tendencias tecnológicas que marcarán los próximos 12 meses no duda en destacar que “el internet de la cosas avanzará para combinarse con el big data, el cloud, la inteligencia artificial, la robótica y la automatización, creando la próxima gran revolución industrial”.

Pero habrá mucho más. Según la misma compañía, las redes sociales terminarán de dominar el mundo, pues estas plataformas, que en algunos casos llegan a superar la población de algunos países, se han convertido en auténticos foros de marketing donde para la empresa ya no será una elección estar, sino una obligación. Además, los millennials (los nacidos entre 1981 y 1995 y que se caracterizan por ser nativos digitales) alcanzarán puestos directivos y redefinirán la forma de trabajar. “Desde las herramientas de productividad a políticas de recursos humanos (como el teletrabajo), pasando por la estructura organizacional, estos nuevos líderes impondrán su visión sobre la cultura corporativa, como la libertad en redes sociales, la flexibilidad de dispositivos y una alta tolerancia a la hora de asumir riesgos”, apuntan desde OpenText, que añaden que "la innovación será una diferenciación competitiva clave y su aplicación estará basada en nuevas formas de colaboración, como el crowdsoursing y la cocreación con los clientes”.

Samsung también ha hecho su propia quiniela sobre qué innovaciones definirán la sociedad. Destaca la realidad virtual, que dará pasos de gigante con sus propias propuestas y con las de Oculus (Facebook), Sony y HTC, entre otras, difuminando los límites entre los entornos digitales y los físicos. El dispositivo de realidad virtual de Samsung (Gear VR) es ya utilizado por firmas de viajes como Thomas Cook y fabricantes de coches como Audi, que ofrecen a sus clientes el acceso virtual a sus productos en la tienda y en casa. Y esto es solo el principio. “En 2016 veremos el comienzo de un movimiento hacia una tecnología más emotiva, envolvente y sensorial. Nosotros la denominamos la empatía inteligente”, dice Camille Hammerer, del Samsung Design Europe.

A lo largo de este año todo será más inteligente: las ciudades, las fábricas (sensorizadas y robotizadas), los hogares… Habrá más soluciones tecnológicas para monitorizar, controlar, garantizar la seguridad y conectar las casas. Pero el boom en las conexiones no será solo de puertas para dentro, remarca Samsung. Abarcarán también el coche. Parece claro que los vehículos sin conductor ya no son cosa de ciencia ficción, aunque falten años para que sea algo comercial. En el arranque de 2016 se espera que Ford y Google anuncien una alianza para fabricar en serie coches autónomos, que prometen más seguridad en la carretera, y otros fabricantes como Audi, Mercedes-Benz y BMW seguirán con pruebas. También las tecnológicas empujarán en esa dirección. Samsung, por ejemplo, acaba de crear un equipo para tecnología de automoción que incluye la innovación del vehículo sin conductor.

En paralelo, veremos más wearables, dispositivos híbridos (portátiles-tablet), y asistentes virtuales cada vez más listos gracias a la inteligencia artificial y al Machine Learning (Facebook está probando Facebook M en su aplicación de mensajería instantánea). También en 2016 los drones buscarán su espacio y será el gran año de las empresas Fintech y de la tecnología Blockchain, la que está detrás del bitcoin. Quédense con su nombre, pues promete dar que hablar, ya que permite hacer transacciones inmediatas, seguras y sin intermediarios. La banca tradicional ya ha tomado buena nota.

La computación se hace ‘pervasiva’ y se disparan los datos

La computación está ya por todas partes con los ordenadores, smartphones, wearables, coches, juguetes y sensores invadiendo objetos. Un avance que trae oportunidades y retos, como advierte un grupo de profesores del IEBusiness School, que un año más colabora con CincoDías en la elaboración de la hoja de ruta de lo que acontecerá en las TIC en 2016. Entre sus predicciones apuntan que se seguirá impulsando el big data, los pagos móviles (con nuevos competidores y avances en esta tecnología), la realidad aumentada y virtual, la impresión 3D... Pero, como se lamenta el profesor Julián de Cabo, “la predicción que temo más probable es que los Gobiernos seguirán sin enterarse de nada y sin tener un plan para sacar partido de la revolución que viene. Esperemos que no sigan intentando poner puertas al campo y proteger regulatoriamente modelos de negocio que están muertos en vez de crear condiciones para sacar partido de las compañías emergentes”.

Aquí van las tendencias que marcarán según este grupo de profesores el futuro más inmediato:

Móvil, ‘e-commerce’ y redes sociales. 2016 va a ser el año de la definitiva fusión entre móvil, e-commerce y redes sociales, siguiendo el camino del mercado chino, pionero en este escenario, según Fernando Aparicio. “Las iniciativas de Google y Facebook con sus botones de compra, pensados para facilitar la usabilidad en el móvil rivalizarán con el desarrollo de Apple Pay en Europa. En paralelo, movimientos de Alibaba y Amazon en el mercado fintech marcarán las líneas rojas para el continente europeo, en plena decadencia digital y con escasa capacidad de reacción ante el conocimiento de sus oponentes. ¿Triunfará el My Bank europeo el chino? Esperemos que Europa tenga algo más que ofrecer que una numantina defensa regulatoria”.

Pervasividad’. Llevamos años hablando de movilidad pero ahora la computación ya no es siquiera móvil, es “pervasiva”, relata Enrique Dans, “pues está por todas partes, pasamos del ordenador de sobremesa al laptop, de ahí al smartphone, y de él a los wearables, a recibir alertas y datos de manera constante en brazaletes, en smartwatches y en todo tipo de dispositivos provistos de sensores y actuadores”.

Realidad paralela. La realidad aumentada, esa tecnología capaz de provocar experiencias más profundas superponiendo capas virtuales de información sobre el mundo real, será para Silvia Leal clave en 2016, pues se espera que traiga consigo 150.000 millones de dólares en 2020, frente a los 5.000 millones que se prevén para 2016. “Con números así y apuestas estratégicas como las de Google, Facebook, Apple y Microsoft, empresas que están invirtiendo cantidades millonarias de dinero para contribuir a su despegue final, ¿alguien tiene dudas sobre su potencial?”, se pregunta. También Kiron Ravindran apuesta por otra realidad, la virtual (VR), que tomará cada vez más impulso. “No es algo realmente nuevo, pero lo que la hace más prometedora ahora es la facilidad con que se está incorporando en cosas simples, como los juguetes, como demuestra el View-Master Virtual Reality de Mattel”. También le veo un gran recorrido en su aplicación en la educación.

Internet de las cosas y SIM de Software. Dans está igualmente convencido de que el internet de las cosas va a estar más presente en 2016, ya que habrá mayor sensorización en objetos cotidianos, y destaca dos tendencias: la wifi en todo lo relacionado con el hogar, y los chips de tipo VQFN8 o incluso las SIM de software “para lo que se mueve fuera de esos límites”.

Seguridad colectiva. La ciberdelincuencia ha pasado a ser un riesgo empresarial, no solo tecnológico, y las empresas deberán desarrollar este año mejores estrategias para hacer frente a las nuevas amenazas, según destacan José Esteves y Álvaro Arenas. Este último avanza que los enfoques exitosos de ciberseguridad requerirán una combinación de colaboración entre la parte técnica, legal y negocio, así como participación gubernamental y de los ciudadanos mismos. “La tendencia es el uso de la inteligencia colectiva, que los usuarios sean co-creadores de los métodos de seguridad contra la ciberdelincuencia. Métodos como el crowdsourcing, hacer partícipe a la comunidad online del desarrollo de un producto, serán claves para mejorar la protección contra la ciberdelincuencia”. Arenas pone un ejemplo. La startup de Silicon Valley Synack, que ha creado una red de ingenieros expertos en seguridad que están a disposición de las empresas para colectivamente identificar y proteger ante potenciales vulnerabilidades.

Impresión 3D. Las tecnologías de impresión 3D continuarán mejorando, sostiene Julián de Cabo, para quien la combinación de mejoras en la velocidad y resolución de la impresión con los nuevos materiales disponibles van a ampliar su campo de aplicación inmediato, cambiando no solo el modo en que muchas empresas producen, sino también el lugar donde lo hacen. “A medio plazo podemos llegar incluso a vivir una vuelta a casa de empresas que habían desplazado sus cadenas de producción a países más baratos”.

Inteligencia artificial. La aplicación de algoritmia de deep learning y su combinación con la reducción de barreras de entrada (cloud computing) llevará a que todas las empresas que dispongan de datos con los que educar a un agente inteligente comiencen a ver las infinitas posibilidades de este tipo de tecnologías, dice Dans. En esta línea, De Cabo, asegura que este año se hará finalmente realidad el viejo sueño de los agentes inteligentes a medida que la inteligencia artificial avance y potencie el rol actual de los asistentes personales, “que pasarán de estar solo en smartphones a controlar e interconectar muchos otros pequeños sistemas a nuestro alrededor”.

Smart companies’. A medida que crear nuevos modelos de negocio es más sencillo y barato gracias a tecnologías como cloud computing, seguirán apareciendo smart companies que planteen disrupciones para las empresas tradicionales, opina De Cabo. “Y estas seguirán equivocándose al pensar que ser competitivos en el siglo XXI es una simple cuestión de traspasar sus sistemas a una nube híbrida, cuando se trata en realidad de asumir que lo único híbrido es la realidad que viven ya los millennials, y que el único modo de satisfacerlos es una radical orientación a la necesidad del cliente de la que la mayoría de los negocios tradicionales carecen”.

Bloqueadores de publicidad. Este año se generalizará el uso de bloqueadores de publicidad para detener los anuncios intrusivos, continúa Dans. “Algunas publicaciones reaccionarán a su vez bloqueando a los usuarios que utilicen bloqueadores, y otros tratarán de optar por modelos de publicidad menos molestos. El año 2016 representará una vuelta al sentido común en los modelos de publicidad”.

Secuestro de información y agentes de protección de datos

La adopción de tecnología seguirá creciendo en las empresas, obligadas a adaptarse al entorno digital para no quedarse fuera del mercado. Pero ello llevará aparejado un riesgo. Para 2016 se esperan nuevas ciberamenazas a las que las compañías deberán hacer frente si quieren mantener sus datos y sistemas a salvo. Un informe de McAfee destaca que el secuestro de información (ransomware) seguirá siendo una de las amenazas más peligrosas para las empresas, pues estas se pueden convertir en víctimas de ataques y ver sus archivos encriptados por cibercriminales que les pidan a cambio un rescate en monedas virtuales. “Este año veremos nuevos objetivos empresariales, como empresas del sector financiero y administraciones locales, que estarán dispuestos al pago de un rescate a fin de restaurar sus operaciones críticas de forma rápida”, dicen.
Desde McAfee también advierten de que la tendencia a la movilidad empresarial es una de las bazas que podrían aprovechar los atacantes para adentrarse en las redes corporativas a través de los sistemas domésticos relativamente inseguros de los empleados. Igualmente, aconsejan a las empresas conocer bien los protocolos de seguridad de sus proveedores de servicios cloud y almacenamiento en la nube, dado que estos servicios están ya onmipresentes y el nivel de confidencialidad de los datos que las compañías comparten en estos servicios y plataformas es muy elevado (estrategia de negocio, innovación de nueva generación, datos financieros, adquisiciones, información de empleados, etcétera).

Para otro gigante de la seguridad como Trend Micro, 2016 también será el año de la extorsión online y los ciberatacantes seguirán utilizando el miedo como principal herramienta, junto a nuevos señuelos de ingeniería social. “Veremos un aumento significativo de tácticas exitosas diseñadas para persuadir a los empleados para transferir dinero a cuentas controladas por cibercriminales”, dicen.

Según la citada compañía, el malware móvil crecerá hasta los 20 millones y afectará principalmente a China. Además, las mejoras de seguridad asociadas a las nuevas tecnologías de procesamiento de pago, como tarjetas de crédito EMV, tarjetas de crédito RFID contactless y monederos móviles como Apple Pay y Google Wallet, serán desafiadas por los criminales online.

Trend Micro también avanza que el aumento de productos y servicios de ad-blocking (bloqueo de anuncios) obligará a los cibercriminales a encontrar nuevos medios para dirigirse a sus víctimas, lo que supondrá un descenso de los anuncios que distribuyen malware. Esta firma advierte igualmente que la legislación en cibercrimen dará un paso importante para convertirse en un movimiento verdaderamente global, y alerta de que a pesar de la necesidad de que las empresas cuenten con agentes de protección de datos, menos del 50% los tendrá en sus plantillas a finales de 2016.


FUENTE:  CINCO DIAS

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa