Nigeria busca capital exterior para impulsar su desarrollo

La industria cinematográfica de Nigeria, conocida como Nollywood, es la segunda más grande en el mundo, por detrás de la estadounidense Hollywood y por delante de la india Bollywood. Ésto es sólo un ejemplo de su potencial como país.

El proceso de privatizaciones en el sector eléctrico y aeroportuario, la prohibición de comprar determinados productos en el exterior y la escasez de manufacturas en la primera potencia económica de África suponen un gran atractivo para las pequeñas y medianas empresas españolas.

Pese a la crisis política que atraviesa y a los conflictos étnicos y religiosos, el país es un actor estratégico. Su localización en el Golfo de Guinea lo convierte en la puerta de entrada a las regiones del suroeste del continente.

La economía nigeriana ha mantenido un crecimiento constante de un 6% desde 2011. Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una desaceleración hasta el 4% para 2015. Aun así, el mercado ofrece oportunidades de negocio para las firmas extranjeras. Entre otras razones, porque su excesiva dependencia del petróleo - que representa más del 90% del total de sus exportaciones, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo- ha convertido al país en un mercado con tendencia a las importaciones. Es decir, que para su desarrollo necesita comprar productos fuera.

Además, ofrece la ventaja de que es el segundo país de África en el que el proceso de implantación es más rápido y sencillo que la media de sus vecinos, según el Centro de Promoción y Comercio España-Nigeria (Cepcen). Así, los inversores extranjeros tienen que solicitar el Certificado de Incorporación de Capital para repatriar los beneficios derivados de sus desembolsos. Ésto es una garantía para transferir dividendos, rendimientos, pago de intereses de créditos o capital, según el Acuerdo de la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (Appri), que firmaron España y Nigeria en 2002.

Otro de sus alicientes es el marco fiscal. El código arancelario recoge un tipo máximo del 35%, frente al 50% establecido con anterioridad. Aunque el país tiene una economía abierta, sus importaciones (19%) son escasas. El gobierno federal de Goodluck Jonatahn busca proteger la industria local y fomentar la entrada de capital foráneo.

Así, los sectores más atractivos para el comercio español son el automovilístico, el aeroportuario, el farmacéutico, el agroindustrial, los minerales, los bienes de equipo, la construcción, los plásticos, las cerámicas y los azulejos.

FUENTE:  EXPANSION

 

Más información...



Compártelo en las redes sociales


 

Volver a la sala de prensa